jueves, 26 de mayo de 2011

Saris

Seguimos con la temática inaugurada ayer de los 3 tipos de vestidos asiáticos que más me llaman la atención. Así como ayer hablamos de kimonos, traje típico japonés que tanto Gaby Cuenteando como yo queremos usar, hoy le toca su turno al sari, originario de la India, el favorito de Marcela Calderón.

Un sari (o saree) es la vestimenta tradicional de las mujeres del subcontinente indio.  Viejos poemarios tamiles, como el Silappadhikaram o el Kadambari, describen a mujeres vestidas con sensuales saris. En la tradición clásica india y según el tratado Natya Shastra (que describe el baile y los trajes clásicos), el ombligo del ser supremo es considerado la fuente de la vida y la creatividad, y por ello el sari debe dejar el estómago al descubierto.

El sari viene en una sola pieza de entre 5 y 9 metros de largo y un metro de ancho. Se pliega ingeniosamente y se la pone en su lugar sin necesidad de botones o alfileres de gancho. Con el sari se usa el choli, que es una blusita ajustada que llega hasta la cintura. A la parte del sari que se recuesta sobre el hombro se le dice paloo:

classic-sari-2sari

Ponerse un sari es todo un arte y  la larga tela dificulta el manejo y el atado si no se tiene experiencia. Estos son los pasos que se deben seguir:

Paso 1 - Blusa y combinación.
Una parte importante del secreto del sari es la combinación, que llegue al suelo, ajustada a la cintura con elástico o cordel. Además, una blusa o corpiño ajustado o "choli" que cubre hasta debajo del busto. Los cholis están disponibles en un amplio rango de estilos con muchas variedades de escotes y mangas.
Paso 2 - Primera vuelta del sari
Empezando en el ombligo, hay que empezar enrollando el sari de izquierda a derecha o al revés, como se prefiera, poniendo el sari dentro de la combinación a la altura de la cintura, unos pocos centímetros de ancho. Será el extremo con menos adornos respecto al extremo adornado, que es el "paloo" o cola, que colgará sobre el hombro. Enrollar el sari alrededor del cuerpo una sola vuelta. Asegurarse que el extremo inferior del sari llega al suelo.
Paso 3 - Plisado
Empezar a plisar el sari con pliegues de 5 pulgadas (12 cms) de ancho. Hacer entre 7 y 10 pliegues y sujetarlos juntos de tal manera que caigan rectos y ordenados. Meterlos en la cintura dentro de la combinación justo debajo del ombligo. Con un clip o imprendible quedarán seguros ante cualquier tropezón. Este paso se puede dejar para el final, una vez ya tienes la cola preparada.
Paso 4 - Envolverse de nuevo
Dar otra vuelta al sari de nuevo con la tela restante, pero esta vez sin meterla dentro de la combinación. Pasarlo por debajo del brazo derecho y luego sobre el hombro izquierdo para que caiga por la espalda y llegue a la altura de las rodillas.
Paso 6 - Asegurarlo
El extremo que cuelga es el pallav, y se puede impedir que resbale del hombro usando un imprendible para unirlo a la blusa. Le da un toque elegante.
Hay varias maneras de ponerlo, dos oficiales, con la cola colgando es la más común, y otra con la cola delante tapando el pecho. (
fuente)

pasos para ponerse un sari

Aunque el sari puede ser vestido de distintas formas,  algunas de ellas requieren una tela de particular forma o longitud. Así, los expertos categorizan el estilo bengalí, el gujaratí, el maratí, el dravida, el madisara, el kodagu, el gond o los estilos tribales. Pero el más popular de todos ellos es el estilo “nivi”, originario de la región de Andhra Pradesh, en el sureste de la India.

aishwarya-rai_7592

En el pasado, los saris eran de seda o de algodón. Los ricos podían permitirse tejidos finamente bordados o saris de seda que, según el folklore, podían pasar a través de un anillo anular. Los pobres vestían saris de algodón, con tejidos baratos. Todos estaban hechos a mano, y suponían un considerable desembolso monetario y de tiempo. Casi casi lo mismo que sucedía con los kimonos.

Entre los posibles ‘accesorios’ que acompañan a esta vestimenta, podemos notar que muchas mujeres indias tienen una marca en la frente, una especie de tercer ojo, digamos. En la antigüedad esta marca representaba a una de las cuatro castas y tenían el fin de diferenciarlas entre sí. Sin embargo, en la actualidad el bindi constituye un símbolo cultural que denota que esa mujer está casada. Hay bindis de todo tipo y color y es parte de la moda típica de la India:

bindi1

También hay que destacar la presencia de las joyas y del maquillaje, como pueden ver en esta foto de la actriz india Aishwarya Rai:

user23703_pic4697_1263904565

Los hindúes son apasionados de las joyas de oro y plata y también de las piedras preciosas, y las consideran un regalo de los dioses. Se utilizan como adorno y también como parte de procedimientos terapéuticos que tienen por finalidad curar males y dolencias. Tanto hombres como mujeres son muy adeptos a ellas y creen que en las piedras se concentra el bienestar espiritual. A este maharaja, por ejemplo, se nota que le encantaban:

maj-37-zip

Algunos de los maquillajes decorativos de la India son hechos con henna. La henna es un polvo de hojas secas de un arbusto de climas calientes llamado lawsonia Inermis, que se mezcla con aceites para hacerlo una pasta que tiñe la piel, realizando decorados muy llamativos y hermosos en el cuerpo. Su significado varía de cultura a cultura, pero en general se usa para la suerte, la fertilidad y la protección de los malos espíritus. (fuente, incluye más información).  Normalmente el maquillaje con henna se realiza un día antes de la noche de bodas o durante las celebraciones del 8vo. mes de embarazo, de los nacimientos o de los nombramientos.  Los motivos más usados en India son de líneas finas formando flores y encajes:

000henna-painted-hands-72964267-swmendhiparabodas

Para no dejarlos afuera, vamos a hablar brevemente de la ropa de los caballeros. El dhoti es la prenda típica para los hombres de la India y consiste en una pieza rectangular de algodón que puede llegar a medir 5 metros de largo por 1,20 de ancho. Generalmente es de color blanco o crema, se lo enrolla alrededor de la cintura y se une pasándolo por el medio de las piernas, fijándose en la cintura para formar como unos pantalones… a menudo también se lo usa en combinación con una kurta, que es como una camisa suelta que cae sobre los dhoti. Ambos pueden ser muy sencillos, sólo de algodón, o bien pueden estar ricamente decorados:

dhoti

Como pueden ver, tanto hombres como mujeres usan ropa muy apta para el lugar donde viven, con telas ligeras y frescas que los protegen de los climas cálidos del subcontinente indio.

Para finalizar, les muestro unos ejemplos de zapatos femeninos y masculinos. Las sandalias que usan las mujeres me parecieron particularmente exquisitas (pero creo que se me escaparían de los pies jajajaja):

zapatos       222222

¿Qué opinan de esta vestimenta? ¿Les gusta? ¿Conocen algún otro dato sobre ella? ¿La usarían?

9 comentarios:

  1. Ay, sí.... PRIIIIIIIIIIIIII... Me lo merecía, che. Ahora voy a leer ;)

    ResponderEliminar
  2. ¡Ay, gracias, Bella! Qué lindo post, tan dedicado y prolijo :) Ratifico mi gusto por los saris ;) Y es más, me atrevo a decir que no sólo quiero -alguna vez ponerme uno, turquesón si es posible- sino que quiero tatuarme las manos con henna. Ay, si. Total, soñar no cuesta nada. >:)

    ResponderEliminar
  3. Ayyyyyyyy como me gusta esa ropa, los colores, TODOOOO,prometo que en unos de mis viajes a la india (?) les traigo uno...
    Ahora quiero henna para pintarrajearme todaaa, quiero, quierooo!!

    ResponderEliminar
  4. Me gusta, me gusta el sari! Los indios tienen una bellísima industria textil (que fue en gran parte arruinada por los ingleses aarrrrrrrrrgh). Estaría bueno usar un sari alguna vez :D.

    Beso!

    ResponderEliminar
  5. La verdad me llama más la atención este indio, no pensé que fuera tan complicado colocarlo, me parece precioso el maquillaje tan ligado a costumbres del pasado, aunque el kimono de ayer no deja de ser interesante. Espero la tercera entrega. Saludos.

    ResponderEliminar
  6. qué lindos post, Bella, este y el de los kimonos ;)

    yo me re pondría un sari, pero necesito que le saquen un par de metros a la tela :P salvo que el excedente lo usen para amordazarme, cosa que, quizás, haría feliz a mi marido :P

    ResponderEliminar
  7. Marcela: el sari azul lo busqué a prosópito ;-) especialmente para vos. Qué bueno que te gustó el post!

    Vieja Kush: la verdad es que los tatuajes de henna en las manos me re van a mi también. Hagámosno uno grupal!

    Gaby: sí, los indios hacen maravillas con sus telitas, esperemos que algún día recuperen su esplendor. Saris para todas!

    Flac_k: sí, es bastante enredado de poner, jaja, pero la verdad es que ni por eso dejaría de probarme uno. Sólo los rollitos de la panza me detienen ahora jajaja

    Cecil: el excedente de tela lo pasamos por la cabeza y te hacés una túnica tmb (?) jajajaja

    Gracias por los elogios, a todas!!
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. ah quisiera estar otra vez en la india. La India es la única tierra que yo deseo ver, y, habiéndola visto una vez, aún sólo con una mirada, no cambiaría esa imagen por una vista conjunta del resto del globo. el sari mi favorito es el rojo con dorado, para casarme. y yo me pongo el bindi(con plumon ya que no tengo bermejon)y amo la joyeria indu, y toda su cultura.

    ResponderEliminar
  9. Me quedo con el Sari azul, me encanta. La India tiene una cultura exquisita y un misticismo que poco se encuentra en otras culturas del mundo. Les cuento que tengo un Sari que me enviaron de India para un cumpleaños, en algunas veces lo he lucido y me gusta mucho como se me ve... Es uno de mis grandes tesoros y espero algún día poder estar en esa tierra tan maravillosa.

    ResponderEliminar

No pierdas el tiempo, dejá tu comentario antes de que te lleve la marea.